viernes, 18 de mayo de 2012

MAMI



Hoy te escribo esta sencilla carta por muchos motivos, pero entre ellos uno muy especial, ese motivo es el que me hace levantarme cada día de la cama y sonreír porque te tengo ahí, ese motivo es que TE QUIERO.
Creo que todos los hijos tienen que estarles agradecidos a sus madres por el simple hecho de que gracias a ustedes existimos. Quizás hay chicos que no tienen madre por eso yo le doy gracias a Dios por poder pasar mi vida contigo. Quiero darte las gracias  por escucharme, aconsejarme, por luchar por mí, por darme tu hombro para que pueda llorar en él, y compartir tus lágrimas para luego sonreír porque juntas habíamos encontrado la solución.
Gracias  porque hiciste cumplir mi mayor deseo y quizás el sueño de mi vida, porque sufriste día y noches enteras en hacer lo mejor para que yo pueda ser feliz.
Es tanto lo que tendría que escribir, que se acabaría la tinta. Pero sé que mis labios no podrían nunca dejar de decir todo lo que siento por ti, todo lo que tengo que agradecerte; ni tampoco mi corazón dejaría jamás de quererte, porque el día que eso suceda entonces ya no latiría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario